Cafés de Los Santos y Naranjo acaparan premio a la más alta calidad

Altitud, clima, suelos y prácticas agronómicas, de recolección y beneficiado llevan a esos resultados

Ganadores dicen que estabilidad de precios, prestigio en el mercado y visitas de compradores están entre los legados

Los aromas frutales, entre ellos los cítricos, el cuerpo de la bebida y los sabores percibidos por catadores europeos, norteamericanos, asiáticos y latinoamericanos hicieron que lotes de café de la zona de Lourdes de Cirrí, en Naranjo, y de Copey de Dota, en Los Santos, predominen como los mejores de Costa Rica.

Así lo determinan las catas de las seis ediciones más recientes del concurso Taza de la Excelencia. Tres lotes de café de Lourdes de Cirrí y dos de Copey de Dota ganaron en los últimos cinco años. En el 2012, se “coló” un lote cultivado en San Francisco de San Isidro de Heredia.

Los cafés ganadores son pequeños lotes (de entre 25 y 60 sacos de 60 kilos) cuyo proceso se inicia con variedades probadas de alta calidad. Además, reciben cuidados especiales en fertilización, control de plagas y otros en la plantación, se realiza una recolección del grano donde solo se corta el maduro y, al final del proceso, hay un beneficiado (industria) también con detalles especiales, entre ellos el secado al sol (no en hornos o máquinas) para garantizar la calidad final.

¿Qué obtienen los productores de todo este proceso esmerado y cuidadoso? Prestigio en el mercado internacional del café de alta calidad, un premio o precio superior por quintal respecto a la Bolsa de Nueva York (principal mercado de referencia), menos regateo de los compradores al fijar el valor, más visitantes de numerosos países a las fincas para negociar directamente las compras y una gran motivación para seguir en el negocio.

Dos de los ganadores de los últimos años, Manuel Antonio Barrantes, de Cirrí, y Josué Navarro, de la familia ganadora del concurso en el 2014, en Copey de Dota, coincidieron en que la proyección internacional y el interés creciente de los compradores por el producto de alta calidad es el mayor legado de su triunfo en Taza de la Excelencia.

Dos zonas

Las fincas Fidel, Leoncio y Sumava de Lourdes S. A., de Lourdes de Cirrí, son tres de los ganadores del café de alta calidad de los últimos seis años. “Lourdes es una zona privilegiada, por su clima, suelos y aguas”, dijo Barrantes, dueño de la finca Leoncio. A eso se añade, aseguró, un trabajo diferenciado en las fincas, tanto de él como de los vecinos que también obtuvieron el primer galardón en el certamen de alta calidad.

Aunado a esas condiciones, los cafetaleros de esa región de Naranjo adaptan a la zona nuevas variedades, agregó Barrantes.

Del otro lado, en los cerros de Copey de Dota, la familia Navarro le ha sacado provecho a la proyección internacional, tras su triunfo en el concurso, en el 2014. Esa exposición, que se produce cuando las muestras del café se envían a varios países y cuando visitantes de muchos sitios llegan a la finca, conlleva un gran posicionamiento internacional, explicó Josué, hijo de los dueños de la finca La Meseta de Segueto, ganadora hace tres años.

Extraido de http://www.nacion.com/m/economia/agro/Santos-Naranjo-premios-calidad-nacional_0_1638636157.html

Dejar una Respuesta

XHTML: Usted puede usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>